No sé si el tiempo está corriendo más rápido o es que cuando se llega a cierta edad dejamos de prestarle tanta atención. De repente los días, semanas y años pasan a una velocidad impresionante en comparación a como lo percibíamos de niños. De lo que sí he podido darme cuenta es de que pasan, pasan, pasan… y muchos seguimos viviendo en automático. No esperamos llegar a una edad en la que nos arrepintamos de no haber viajado tanto como soñábamos, de nunca haber aprendido un idioma nuevo, de disfrutar de un trabajo que nos llenara o de no haber vivido para nosotros. Si te encontraras con una persona muy querida que tenías tiempo sin ver y te dijera “cuéntame de tu vida, ¿eres feliz?”, ¿qué tan sincera seria tu respuesta? En estos momentos, ¿te encuentras trabajando en lo que amas? ¿Estudiaste la carrera que deseabas? ¿Estás viviendo para ti o para los demás? ¿Eres la persona que realmente deseas ser o eres una versión de lo que los demás esperan que seas? ¿Vives una “buena vida”, según lo que significa para ti? ¿Cómo sabes que has tomado o estas tomando las decisiones correctas en tu vida? Tómate un momento para responderte de manera sincera, para reflexionar de manera amorosa, sin juicios. No importa cuantos años tengas, es el momento de tomar las riendas de tu vida si sientes que es momento de avanzar.

Si te encontraras con una persona muy querida que tenías tiempo sin ver y te dijera “cuéntame de tu vida, ¿eres feliz?”, ¿qué tan sincera seria tu respuesta?

Hace poco escuché una charla de Vishen Lakhiani, empresario y fundador de Mindvalley, una plataforma digital que ayuda al despertar de la consciencia del ser humano y escritor de varios libros, entre ellos El código de una mente extraordinaria. Lakhiani dice que la vida no gira en torno a las calificaciones que obtenemos estudiando, ni en alcanzar cierto puesto de trabajo, ni en conducir cierto tipo de automóvil. También agrega que, aunque cumplas todas las reglas de la sociedad, trabajes duro, logres buenos resultados y te esfuerces para mejorar como persona, es probable que un día te despiertes sintiéndote insatisfecho e infeliz.

Para Lakhiani el ser humano tiene 3 categorías en las cuales pude dividir su vida: las experiencias, el crecimiento y la contribución. Desarrollarnos y contribuir a la sociedad son parte de nuestras necesidades espirituales y si actuamos en beneficio a estas necesidades podemos vivir en plenitud. Pero, ¿cómo saber cuál ha sido mi crecimiento o desarrollo o cuál es mi contribución? A continuación te voy a dar las 3 preguntas importantes que según Lakhiani podemos hacernos para descubrir y aclarar un poco más el sentido de nuestra vida. Estas 3 preguntas darán una guía a tu alma y podrás ver en qué medida estás viviendo tu vida en consciencia y no en automático.

Las preguntas son:

  1. ¿Qué experiencias quieres vivir?
  2. ¿Cómo quieres crecer y desarrollarte como persona?
  3. ¿Cómo quieres contribuir al mundo?

No tomes más de 90 segundo en responder, no lo pienses tanto y deja que las respuestas fluyan de ti, escribe seguido, sin parar, durante esos 90 segundos, así no le das chance a tu mente de intervenir. No existen respuestas incorrectas, deja que tu corazón se exprese, empieza a soñar sin límites.

¿Qué experiencias deseas vivir?

Cuando respondas la primera pregunta, piensa en cualquier experiencia que deseas vivir. Piensa que tienes unas finanzas infinitas y puedes realizar todo aquello que sueñas.

Piensa en cómo deseas tu vida, las relaciones con tu familia y amigos. Qué lugares deseas visitar, aquello que deseas aprender, personas que deseas conocer. ¿Qué es todo aquello que has deseado vivir? Escríbelo, deja que tu corazón y deseos se plasmen.

¿Cómo deseas crecer?

Al responder esta pregunta, toma igual 90 segundos, no más tiempo, y simplemente piensa en todo aquello que te invita a crecer, a sanar física, mental y espiritualmente.

Piensa sobre cómo desarrollar tu persona. ¿Cuáles son esas habilidades escondidas que puedes dejar salir, aprender o trabajar? ¿Cómo deseas manejar tus emociones, tus momentos de estrés?

Escribe también tus metas de salud y estado físico. ¿En qué aspecto de tu vida espiritual deseas profundizar más?

¿Cómo deseas contribuir?

Y para terminar, piensa en las diferentes maneras en las que deseas contribuir al mundo, a tu familia, a la sociedad o en tu trabajo. Cuando se trabaja el don de servicio logramos conocer el camino bonito de la felicidad, así que en este punto piensa en qué es aquello que puedes hacer para ayudar a los demás.

También reflexiona sobre cuál sería tu legado si mañana partieras de este plano: ¿qué es aquello que le entregaste al mundo, a tu familia?

Recuerda que no existen respuestas erróneas, todo lo que respondas es válido para ti hoy. Porque te aseguro que si al inicio del año que viene vuelves a hacerte estas mismas preguntas, tus respuestas quizás serían otras.

Debemos hacernos conscientes hoy. Te invito de dejar el automático y aprender a vivir más en plenitud.

Espero que este texto sea un aporte para seguir en tu crecimiento y desarrollo de vida.

Un gran abrazo de luz.

Milka Jourdan

EMPIEZA TU CAMBIO

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar