¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando oyes o lees la palabra “grasas”?

Observa qué pensamiento apareció, sin juicio, solo observa.

Para unos aparecen pensamientos de gordura, suciedad… para otros, de antojos o deseos de fritos, bollería industrial o grasas animales. Algunos piensan en aceites, semillas, frutos secos, aguacates… mientras otros lo hacen en salud, cremas, pieles suaves y turgentes. A otros se les viene a la mente obesidad, sobrepeso… y cada persona tendrá su propia imagen de las grasas según el momento en el que se encuentre experimentando con ellas.

Si observas el pensamiento, idea, creencia o patrón sobre este concepto que ocupamos hoy, podrás ir más atrás: ¿qué relación tienes con las grasas? ¿Las aceptas, las rechazas…? ¿En base a qué conocimientos, ideas…? Sigue escarbando en esa mente si lo deseas.

Hemos visto como se pasaba en los 70 de las dietas altas en carbohidratos a dietas bajas en grasas en los 80, y luego a dietas altas en proteínas en el siglo XXI. El debate estará servido si queremos alimentarnos de tener la razón, algo que tanto le gusta a nuestro ego, y cuánto más razón tiene este, más crece, más controla, más domina. ¿Te ha sucedido alguna vez?

Recuerda o pregúntate, si no lo has hecho antes: ¿los seres humanos hemos nacido para vivir a dieta? ¿Funciona lo mismo para todos todo el tiempo? ¿Hay macronutrientes “demonios” para todos en todo momento? Debemos respetar nuestra bioindividualidad de cada momento, sin demonizar a los alimentos ni santificarlos de manera rotunda y permanente. Recuerda: todo es cambio, todo es movimiento en nuestro interior y nuestro exterior, en nosotros y en el vasto universo cósmico.

Debemos respetar nuestra bioindividualidad de cada momento, sin demonizar a los alimentos ni santificarlos de manera rotunda y permanente.

Con este artículo, hoy queremos alimentar un poco a nuestra mente intelectual, a nuestra curiosidad racional, dándole un poco de información específica y técnica sobre los lípidos. Recuerda que con tu mente racional procesas la información, pero no está diseñada para tomar decisiones de vida (aunque a menudo le damos esta función o todas las demás funciones). Para eso está el instinto, la intuición, nuestra esencia, nuestro pálpito que nos guía en cada momento. Aquí entraría también el discernimiento, pero ese concepto lo dejaremos para otro día.

Los lípidos

¿Qué son los lípidos?

Son un conjunto de moléculas que están constituidas por carbonos (C) e hidrógenos (H) y en menor medida por oxígeno (O), que integran cadenas alifáticas. Son moléculas insolubles en agua, rechazan el agua (hidrófobas) y solubles en disolventes orgánicos. A los lípidos le llamamos comúnmente grasas (estas son un tipo de lípidos de los animales y los más ampliamente distribuidos en los seres vivos).

¿Cuáles son las funciones de los lípidos?

  • Energética
  • Estructural
  • Reguladora
  • Aislante

¿Qué tipos de lípidos hay?

Los lípidos son cadenas largas de carbonos e hidrógenos. Por lo que estas cadenas alifáticas se clasifican según sus tipos de enlaces entre carbonos en:

  • Saturadas: Con un enlace simple entre los diferentes enlaces de carbono
  • Insaturadas: Con enlaces dobles o triples entre diferentes enlaces de carbono.

Atendiendo a una clasificación bioquímica, los lípidos se clasifican en dos (usualmente), atendiendo si en su composición poseen ácidos grasos o no.

  • Saponificables: Poseen ácidos grasos, pueden hidrolizarse.
    • Simples: Contienen C, H, O
    • Complejos: Contienen C, H, O y otros elementos químicos como Nitrógeno (N), fósforo (P), azufre (S) o algún glúcido. Forman las membranas celulares.

Los saponificables tienen funciones:

    • Energética: los triglicéridos**, principal almacén energía en los animales y humanos.
    • Estructural: fosfolípidos (complejos), forman la mayor parte del esqueleto de las membranas celulares.
  • Insaponificables: No poseen ácidos grasos, no pueden hidrolizarse.
    • Reguladora: colesterol, hormonas sexuales, hormonas esteroides.
    • Aislante: Función aislante, como térmico natural, regulador térmico evitando la pérdida de calor.

Ahora vamos a centrarnos aquí en los saponificables.

Los ácidos grasos

Son las unidades básicas de los lípidos saponificables. Son moléculas formadas por una cadena larga hidrocarbonada (CH2) con un número par de átomos de carbono (2 a 24) y un grupo carboxilo (COOH) terminal.

Aquí, atendiendo a lo enlaces, volvemos a la clasificación mencionada más arriba:

  • Saturados: Enlaces simples entre átomos de carbono.
    • Ácido laúrico
    • Ácido mirístico
    • Acido palmítico
    • Ácido margárico
    • Ácido esteárico
    • Ácido araquídico
    • Ácido lignocérico
  • Insaturados (monoinsaturados y polinsaturados): Enlaces dobles o triples entre átomos de carbono.

Los ácidos grasos esenciales son aquellos que siendo necesarios para nuestro organismo no se sintetizan, no se producen, por lo que hay que incorporarlos, aportarlos en nuestra dieta. Los DOS únicos ácidos grasos esenciales para el ser humano son:

ÁCIDO ALFA-LINOLÉNICO

ÁCIDO LINOLEICO (ω6, LA)

Con estos dos ácidos grasos se pueden sintetizar el resto de ácidos grasos. Son los precursores de los demás ácidos grasos.

  • Ácido oleico (ω9; cis*); monoinsaturado
  • Ácido araquidónico (ω6; AA); poliinsaturado
  • Otros; palmitoleico, elaídico, neruonico, etc.

En la segunda parte de este post seguiremos profundizando en el mundo de los lípidos. ¡Permaneced atentos para no perdéroslo!

 

** esteres de ácidos grasos con glicerol (glicerina)

*Posición cis (z): los ácidos grasos insaturados poseen grupos semejantes o idénticos del mismo lado del doble enlace. Los enlaces cis son isómeros de los ácidos grasos trans (E), en los que los (-H) se disponen uno a cada lado del doble enlace.

***isómero: misma fórmula molecular y estructuras químicas diferentes, por tanto, diferentes propiedades y funciones. La isomería geométrica cis-trans son compuestos que tienen sus átomos conectados en el mismo orden pero en diferente orden tridimensional.

EMPIEZA TU CAMBIO

Usamos cookies propias y de terceros con el fin de ofrecerte una experiencia de mejor calidad. Por favor, revisa nuestra política de cookies y acepta su uso para disfrutar de una experiencia completa. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar